domingo, abril 15, 2007

Hoy casi se me escapa, pero en aras de la convivencia y el respeto y bla bla bla, casi me ahogo por no soltar un "Qué triste".

Y es que a veces creemos que estamos haciendo lo mejor para alguien y, en realidad, es todo lo contrario. Pero la tradición, la presión de los ignorantes y los cuentos de abuela a veces pesan demasiado.

Qué triste.

3 comentarios:
  • 15/4/07 01:59, Lola dijo...

    Se puede vencer a ese peso, pero hay que estar preparada para las consecuencias. Pasado el disgusto inicial, dichas consecuencias suelen ser el sentirte mejor y dejar más marcada y clara la línea que dice "no pasar".

    Saludos. Lola.

  • 15/4/07 20:38, susurro dijo...

    ¡¡Pero cuéntanos!! ¿Qué es eso tan triste? Porque hay tantas cosas...
    Un saludito

  • 19/4/07 09:15, aiyana dijo...

    Pues si una pena, muy triste.

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER