martes, septiembre 16, 2008

Se acabó la cuenta atrás: me quedo, al menos de momento, contra todo pronóstico y hasta nuevo fin de contrato. Ni adioses ni alivios ni apretarse el cinturón. Una felicitación a tiempo me ha salvado del despido y ha hecho que mi superior deje de acorrarlarme: así de fácil.  Cambio de cartera pero no de departamento, así es que no me puedo quejar: la cartera que estaba llevando es, dicho por todos, la peor en cuanto a volumen, dificultades y presión. Lo malo es que sigo con la misma jefatura (increíble, un día me pongo a contar las cosas que hace y le aplican electroshocks, como poco) que tengo que tratar con un colega que es superguay... mientras no tengas que trabajar con él, y que sólo voy a tener que comunicarme en español.

Lo mejor, con diferencia: la sonrisa de mis compañeros cuando se lo he dicho. No me la esperaba, tampoco llevo tanto tiempo. O a lo mejor es que nunca me acabo de creer que me quieran. En todo caso ahora mismo no dejo de pensar en esas sonrisas. :-)

2 comentarios:
  • 17/9/08 01:55, Zuviëh dijo...

    :D :D :D ^^

    Qué guay.

  • 17/9/08 16:07, Eva Luna dijo...

    Me alegro, no esta el tema como para irse paseando al Inem a menudo eh jeje? espero que vaya bien y sobre todo, que sigan esas sonrisas!!

    un kiss

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER