jueves, junio 26, 2008

C. no es de aquí, como casi todos. No quiere estar pero está. Dice que ha venido por dinero, por oportunidades, por tener curriculum.

Me mira directamente a algún punto dentro de mis huesos, como a modo de desafío o de confesión, cuando dice: estoy acojonado con tener aquí novia. No entiendo. Me explica. Se marchará y no dejará que nada ni nadie lo ate aquí. Le digo que en ese caso debe salir corriendo porque nunca se sabe. Pero no. Él sabe. O eso dice. Pero la vida es blanca o negra y tiene un camino.

Yo no sé. Me sorprende, me admira, me asusta ver que alguien tiene una determinación que parece tan férrea. ¿Es posible?

Porque lo que sí sé es que luego la vida ni es un camino ni es nada, no es blanca ni negra ni gris. Un día te sucede lo que menos esperabas y ya nada tiene sentido.

Querría haberle preguntado cómo va a evitar enamorarse o si es que nunca ha perdido la cabeza por nadie y por eso no lo entiende. O a lo mejor soy yo la que no lo entiende porque siempre me he dejado llevar por las olas. Y me pregunto también cómo puede alguien pensar en ponerle puertas al mar, a pesar de tener chispitas verdes en los ojos y susurrar como una campana en el fondo del océano.

2 comentarios:
  • 27/6/08 12:04, Zuviëh dijo...

    Yo soy incapaz de dejarme llevar por las holas, siempre estoy nadando contra corriente y acabo agotada. xDDD

  • 12/7/08 16:06, Twat Boy dijo...

    Si hay algo que he aprendido es que hacer planes en la vida no sirve absolutamente de nada... te cambia en dos días de forma radical y tú sin esperarlo... por eso disfruto lo que tengo al máximo.
    Un saludo a todos!!!!

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER