miércoles, junio 11, 2008

Llevo cuatro telediarios en la empresa y, aunque ya no estoy tan perdida como un pulpo en un garaje, sí estoy más liá que la pata un romano. Entre lo que no sé, lo que tardo, lo que pregunto, lo que se me hace difícil por falta de práctica, lo que se me hace difícil por cuestiones de informática (me cagon el escáner de nuevo y en el pc a pedales al que está asignado; ah, y en el programa de archivar) y... y... vaya, he perdido el hilo.

Bueno pues que estoy agobiá. La jefatura BIG KAJUNA no puede tener queja: no levanto la cabeza más que pa meter datos nel SAP o pa sacar facturas. Los papeles se me multiplican, los enanos me crecen, me paren las abuelas... Y entre todo el mar de números, documentos y tareas contra reloj DINDONDIIIIIIIIN: ATENCIÓN, ESTO ES UN SIMULACRO, REPITO, ESTO ES UN SIMULACRO. VAYAN ABANDONANDO EL EDIFICIO, ESTO ES UN SIMULACRO DE INCENDIO. Me cagon los simulacros (¿he dicho ya que en el escáner también?). Voy a coger la chaqueta y, cuando me doy la vuelta, tengo a toda la planta caminando hacia mí (coño ¡qué impresión!). Miro hacia atrás y es que estoy justo delante de la puerta de emergencia. No hay mal que por bien no venga, si hay un incendio salgo la primerita, sí señor.

A lo lejos la jefatura gesticula ¿y los bomberos de esta planta dónde están? ¿quién está organizando la evacuación? Ante lo cual, todos al unísono, decidimos hacer como el que oye llover, y salir por la puerta de emergencia. Escaleras de incendio, pero no me dan miedo porque vamos todos como piojos en costura. De aquí no podría caerme por un hueco ni adrede. Las hormiguitas van parloteando: Joe fíjate, con la de curro que tengo, ay qué ver, pues yo aprovecho y fumo, oye y si nos vamos a comer (cada uno a su bola) hasta que PARÓN. Incredulidad, malestar. ¿Por qué no seguimos bajando? Nos apelotonamos. Se abre otra puerta de emergencia pero los que iban a salir no pueden: en la escalera ya no cabe ni un alfiler. Cinco minutos después descubrimos lo que ocurre: el siguiente tramo de escalera no ha bajado. VIVA. Otros cinco minutos y bajamos. No tenemos ni pajolera de lo que hay que hacer ni pa dónde ir. La ventaja, por otra parte, es que de haber un incendio, la primerita a la que espachurran contra el callejón sin salida es a mí, sí señor. No voy a sufrir mucho rato.

Qué segura me siento en esta empresa.

En fin.

2 comentarios:
  • 11/6/08 02:28, Zuviëh dijo...

    Yo la hice cantando con mis compis. xDDD
    Y llorábamos porque nos habíamos quemau el culo, por eso de darle más realismo al asunto.

  • 6/8/08 01:09, Racsouran dijo...

    agacha la cabeza y acepta, así saldrás antes, jajaja, vaya estreses los tuyos.

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER