domingo, mayo 11, 2008

Mira que hay gente a la que se le llena la boca hablando de AMISTAD, y no me canso de sacar el tema. Y es que me cabrea especialmente que la gente venda cosas que no son ciertas. Entendámonos: yo tengo amigos a los que quiero muchísimo y doy por supuesto que ellos a mí también, son pocos, pero lo son. Lo que me indigna es la desvergüenza de llamar "amigo" al primero que pasa colgándole la etiqueta y su correspondiente responsabilidad. ¿Ein? ¿yo? Perdona, pero si apenas nos conocemos. Pues sí: TÚ eres EL ELEGIDO. Y bueno, pues no sé, supongo que serán afinidades, o flechazos pero... pero no. Normalmente este tipo de gente que te quiere de repente y hace grandes aspavientos luego pop desaparece en un abrir y cerrar de ojos, lo mismito que apareció.

Desde que llegó minibere todo mi universo se ha puesto patas arriba, como si un toro hubiera entrado en una tienda de espejos. Ya no podemos quedar a las horas de antes, ni para hacer las mismas cosas. Tenemos que organizarnos según sus horarios, dependemos de si podemos dejársela a alguien (que es prácticamente NUNCA, ains). No me quejo, estamos encantados y somos felices como perdices: las endorfinas y el amor por el cachorro nos tiene en una eterna burbuja donde suenan Enya y Hevia alternativamente y babeamos cual perro de Paulov al oír la campanilla cada vez que nos llama. Pero bueno, a lo que iba: el no poder entrar, salir y estar disponibles como antes, no significa que seamos otras personas. Seguimos siendo los mismos, pero más ocupadillos.

Ni que decir tiene que seguimos en contacto con los amigos de verdad. Y tampoco el contacto importa tanto, que no hable o vea a alguien no quiere decir que le quiera ni una mijita menos.

¿Pero qué ha pasado con esos AMIGOS que se colgaron del cuello? Bueno, pues que cuando ya no estás ahí para oír sus chorradas full-time (porque, BINGO, precisamente son personas que se pegan a cualquiera que pase sin que de verdad les importes un carajo, sólo quieren que les escuches sus penas, teorías conspiratorias, "logros", etc.; hacen como que te escuchan PERO en realidad pasan, por eso cuando los necesitas de verdad te dejan tirado), que cuando no les mandas mensajes de aliento; no lo dejas todo, bebé incluido, para oír su última gilipolluá (tonterías de niños de colegio) o no puedes quedar tres veces, YA NO ERES SU AMIGO. Hala. Eso es amistad, sí señor.

También está la otra variante y es que encuentren otro iluso que les venga mejor para derramar su "amor" sobre él. Entonces desaparecen del mapa de golpe y porrazo y te dejan como un imbécil esperando para quedar, para el café o para acompañarlos donde te pidieron, a ti que ya habías hecho esos planes y que dabas por supuesto que érais amigos.

Y un último caso: los que te necesitan 100% (y se lo das) pero cuando ya no, ay, si te he visto, no me acuerdo...

Así es que lo bueno de tener menos tiempo y ser menos de juerga y más de tapas en terracita o quedada en casa con la Wii, es que se les ha visto el plumero enseguida a todos los "ay amigo de mi alma cuánto te necesito". Jate tú, una consecuencia de tener hijos que no había previsto.

Cosas veredes, amigo Sancho.

 P.D.: Gracias de nuevo a los que os venís a tomar una cervecita a horas indecentes por la mañana o por la tarde, adaptándoos a nuestras condiciones. Y a ver cuándo quedamos que hace un webo que no nos vemos.

7 comentarios:
  • 12/5/08 00:15, Guillermo dijo...

    Comprobé hace tiempo que a los que se le llena la boca de amigo y amistad no suelen ser de fiar. Simplemente pasabas por allí y les caíste bien. No hay más.

    Los que son amigos lo saben.
    Esta tarde he quedado con uno de mis mejores amigos. Hacía más de un año que no nos veíamos. Y como si nada, ningún problema.

    Lo importante es saber que tienes gente con la que contar cuando hace falta.

  • 12/5/08 09:39, Pilix Forever dijo...

    jiji
    Nosotros (mi costillo y yo) estamos en esa tesitura puesto que el 80% de nuestros amigos tienen hijos y nosotros no estamos por la labor. Evidentemente, la vida social de los niños (prepararos porque en breve tu niña tendrá más vida social que vosotros) hace que nos veamos menos pero las quedadas son más intensas.

    En fin, quitando el cine (que es lo más complicado de hacer juntos), lo demás se puede salvar y las quedadas en casa son más asiduas, lo que siempre es bueno para la economía. Desde que nuestros mejores amigos tienen niños, nosotros ahorramos más.
    :)
    En fin... cierto es que hay AMIGOS y amigos.

  • 12/5/08 12:44, Brie dijo...

    La mitad de mis amistades están embarazaos o tienen un retoñito, así que los que no, hemos aprendido (aunque no sea directamente) lo difícil que es para los papis llevar una vida "normal". Pero los amigos de verdad nos adaptamos a lo que sea. Y sí, ya no hay juergas de copas pero las hay de Wii (bendita consola), o cafés, o llamadas de teléfono... si es que la maternidad solo trae cosas buenas: el bebé y saber quienes son tus amigos de verdad ;p besitos bere!

  • 12/5/08 13:31, Zuviëh dijo...

    Pobresita... ains.
    Yo es que ya sudo de todo el mundo.. y hsata un año demostrando que no son de fiar no me digno ni siquiera a contar con ellos...

    Soy muy radical.
    Vendrán tiemposmejores cuando le nena no complique tantos los horarios.. ¿o serán peores? :D

  • 12/5/08 16:55, Pequeña Desorden dijo...

    Cuando nada más conocer a alguien te dice que eres su amiga, me entran escalofríos por la espalda... y es más, ya veo HARTO IMPROBABLE que surja una amistad.

    Los amigos de verdad se adaptan a lo que hay y no hay reproches de si me llamas o no me llamas, entiendo yo, vamos...

  • 12/5/08 19:42, jodie398 dijo...

    Que si que si que razon tienes,hay "amistades amigos"
    mejor borrarlos de nuestras agendas
    sin pena ni gloria.

  • 12/5/08 21:40, Veri dijo...

    Bere,

    tu a mi no me conoces, pero un día muy raro sin nada que hacer después de haber publicado en mi blog apretaba el link en blogger de los posts recién publicados y en medio a un montón de porquería encontré en el tuyo.

    Me pareció super divertido además para mi, que no soy española pero viví 4 años en Madrid hasta hace 2 años. De vez en cuando, cuando hecho mucho de menos a tu tierra, pongo la TVE en el cable para escuchar sus recetas de arroz montanero o cualquier historia mínima de los viejitos de un pueblecillo perdido en Extremadura pero que por milagro logran llegar hasta Brasil, o entonces doy una cotilleadita en tu blog.

    Bueno, tu post de hoy me tocó mucho. Yo también perdí a muchos "amigos". Porque además estuve viviendo mucho tiempo afuera, y cuando volví ya traía a miniveri colgada del canguru. Pero es verdad, descubrir quienes son los amigos y quienes son los Amigos es una consecuencia de tener hijos que nadie te cuenta cuando te quedas embarazada. Y esto que llueven tantos consejos y previsiones...

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER