domingo, enero 20, 2008

Entiendo la razón de que para algunos sea fetiche, pero tsk... que no.

A veces ver cómo alguien los exhibía me ha llegado a resultar casi obsceno; y otras veces me ha incomodado tener que mostrarlos. Es más bien cuestión de tiempo, circunstancia, lugar. Y me da un poco de rubor verlos plasmados en páginas personales, como si alguien enseñase una parte de su intimidad no visible normalmente. Claro que la verdad es que no les suelo hacer ni caso; hablo de momentos en los que para mí está fuera de lugar o es inesperado por lo que sea.

Pero no. Ese dicho de "ser más feo que los pies de otro" tiene su razón de ser.

Desde luego lo que tengo claro es que para mí constituyen algo tan digno de ser fetiche como una castaña o un kilo de tomates.

En fins. Hay gente pa tó, pa gustos los colores y bla bla bla.

2 comentarios:
  • 24/1/08 12:44, coletas dijo...

    me has recordado mogollon a una compañera que no hay nada en el mundo que le guste menos que los pies...pero es que ni verlos, ni rozarlos ni nada de nada, ni los de su novio, ni su familia ni na...vamos pezuñofobica del todo

  • 24/1/08 22:29, Bereni-C dijo...

    jajaja... yo tenía tb una compañera así, le daban tantísmo asco que se ponía mala de pensar que la rozasen con uno. No, yo no tengo pezuñofobia para nada.

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER