viernes, diciembre 18, 2009

¿Cómo saber el momento adecuado para cada cosa? Muy fácil, sólo hay que tener un poco de perspicacia y grandes dotes de observación.

Por ejemplo:

Fieshta infantil de mocos de 3 años. Coges a tu hija, le limpias el chocolate de la boca y la sueltas a que siga corriendo mientras le dices: hala, hija, ya estás limpia, a tomar viento.

Si durante los siguientes 10 minutos hay una horda de niños corriendo por el local y gritando A TOMAR VIENTO, A TOMAR VIENTO ante la atónita y poco amable mirada de los cien mil pijo-padres que asisten al evento, ESE es el momento para decidir empezar a cuidar el lenguaje. O para graparse el labio de abajo al de arriba.

Ni que decir tiene que lo de la perspicacia y las dotes de observación son dones que, entre los múltiples que tengo, el Señor (señor azar genético, entendámonos) no tuvo a bien concederme.

3 comentarios:
  • 19/12/09 20:11, Optimista dijo...

    Podía haber sido peor. Le podías haber dicho "hala, a tomar por culo el chocolate ya". Con cariño de madre y ánimo expeditivo.

  • 20/12/09 23:07, Bereni-C dijo...

    Lo malo es que lo de "a tomar por culo" lo digo 100 veces por cada "a tomar viento" que suelto. Quéstrés esto de educar a los hijos.

  • 30/12/09 17:29, Zuviëh dijo...

    Joder, la escena debió de ser buenísima. xDDD

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER