miércoles, noviembre 11, 2009

Ayer fue nuestro aniversario de boda. Empezamos la celebración levantándonos temprano y plantándonos mi madre, mi padre y yo en el Clínico a las 10 y media de la mañana. Después de un par de cambios de fecha, había llegado el día D. Es decir: el día de dejar la próstata de mi señor padre (con su bultito maligno dentro) en el hospital.

A cambio nos habían prometido (no necesariamente por este orden): una habitación a compartir con otros tres señores, temperatura digna del Caribe en temporada alta, sillas de las de destrozar espaldas, personal sonriente y paciente, y paseos interminables por el laberinto del propio hospital. Vamos, como Disneylandia pero todos de blanco.

Allí nadie sabía nada hasta que no volviera la señorita de ingresos. Y esperamos a que nos dijeran a qué número de habitación dirigirnos.

Y esperamos…

Y esperamos…

Mi presencia debía de intimidarles. Vaya por dios, si llego a saberlo me hubiera marchado a las diez y treinta y uno. Cinco minutos después de irme, a las dos y media de la tarde, dieron la voz de alerta (mei dei mei dei, la ballena se ha sumergido, mei dei, plan quirófano a toda leche) y llegó un señor, se llevó a mi padre a la primera planta con muchas prisas y lo metió al quirófano dejando a mi madre en la puerta con un puñao de ropa en la mano, la dentadura postiza y las gafas del pobre hombre.

Iba a ser un día muuuuuy largo.

2 comentarios:
  • 11/11/09 23:47, Anónimo dijo...

    woooOOOooou, por fascííííículos...

    A ver si engancha... jijiji

  • 14/11/09 11:09, Zuviëh dijo...

    Pos yo estoy leyendo los fascículos al revés. xDDD

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER