sábado, noviembre 14, 2009

Las puertas que llevan a la sala de reanimación (o recuperación o lo que sea) se abren automáticamente con un FFFFSSSHHHH a lo nave espacial cada 5 minutos, lo cual conlleva, al mismo tiempo, el giro apresurado de todo cuello cercano a la misma, no vaya a ser que el familiar recién cosido salga y todos mirando pa Pamplona.

Por la puerta vienen y van enfermeros y familiares FSSSSSH como Pedro por su casa FSSSSSH de modo que, a la media hora, tenemos el cuello jodido de tanto volvernos a ver si el señor malito de la camilla es el nuestro y los nervios desquiciados de tanto oír latas de refresco FSSSSSSSH a la espalda. Vamos, más o menos como un partido de tenis jugado en los pasillos de la entrada de Control, la organización para la que trabajaba Maxwell Smart, el Super Agente 86.

A las 11 de la noche aparece un celador repeinao a lo actor antiguo y con sonrisa de dientes super clink.

- Es usted el celador? –pregunto.

- Sí, vengo a llevarme a cuatro –(*clink*) 

- Ay menos mal. Oiga ¿le importa sacar primero al señor que hay dentro que no tiene dientes?

- Jeje, claro mujer.

- Muchas gracias, hombre.

Diez minutos después sale empujando una camilla.

- Bueno, aquí lo tenéis.

El señor de la camilla nos mira. Nosotras miramos al señor de la camilla. El celador *clink* es el único que sonríe.

- Esto… oiga… que no tiene dientes, pero no vamos a llevarnos a este señor, que no es nuestro.

(Ya he dicho que fue un día muy largo ¿verdad?)

2 comentarios:
  • 14/11/09 10:39, Gordi dijo...

    Aseguraos bien que os lleváis al señor correcto que luego las dentaduras no acoplan y es un rollo.

    (Espero que esté bien. Un beso y força)

  • 14/11/09 10:55, Zuviëh dijo...

    JAJAJAJA, habéis adoptado una nueva persona en la familia, ¿eh? :P

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER