viernes, julio 03, 2009

Te reconocería en cualquier parte. Tu sonrisa estúpida, que no podía soportar, sería un faro de xenón directo al nervio óptico, como un dolor agudo bajo los arcos ciliares.

Te odiábamos. Suena fuerte, pero es la verdad.

Te despreciábamos.

Alguna vez me he preguntado si, realmente, lo merecías. Y la respuesta siempre ha sido que sí.

Pero si volviese atrás en el tiempo, no lo volvería a hacer. O sí. Da igual ¿verdad?

Cada vez que oigo esta canción de Nena Daconte y veo la sonrisa final del vídeo de Tenía tanto que darte, me acuerdo de ti.

Nota: no conocía este vídeo de la versión de Carlos Jean. Mola, pero me sigo quedando con la versión original.

1 comentario:
  • 3/7/09 13:32, Naroa dijo...

    Y qué bien que no está
    ese idiota que te aportó
    muy poco ó ná,
    y que bien que no está
    el que no sabe lo que se perdió
    y que no supo dar
    lo que tú sin duda encontrarás.

    Un abrazo.

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER