martes, septiembre 26, 2006

Que no sé para qué ni por qué. Que no tengo claro qué es ni su propósito. Escribo más y otras cosas, pero no podría seguir haciéndolo si las sacara a la luz. No porque sean mejores ni peores, sino porque en el momento en el que escribo esto sé que alguien va a leerlo. Y tampoco son secretos ni intimidades. Es una idea que zas, aplasto contra la pantalla como quien tira un huevo a una pared.

Porque el negro ya no me recuerda nada que quiera que sea parte de mi vida. Y el naranja significa el sol y la resurrección. Sin embargo el cambio de colores o la salida de un largo periodo de oscuridad no me convierten en otra persona distinta. Un poco sí, pero sólo un poco. Tengo la sensación de haber estado sorda y ciega durante dos años, de haber estado palpando a mi alrededor a veces con desgana y otras con angustia.

Sin embargo, es cuando mejor estoy cuando menos me apetece escribir. Abrí este blog naranja y blanco, me gustan los dibujos de ovejas. Pero cuando me ocurre algo bueno, cuando me siento realmente bien, no escribo. Lo disfruto. Ni siquiera me acuerdo de esto. No soy graciosa, no sé contar anéctodas divertidas; si cuando estoy de bajón me sale lo negro para afuera, cuando estoy arriba no soy capaz de producir más que un par de frases que avergonzarían a la propia Laura Ingalls.

En fin, esto es lo que hay. No podéis decir que os engaño.

11 comentarios:
  • 26/9/06 09:55, terminus dijo...

    ¿Que no eres graciosa? ¿Tas tonta o que? Pero entiendo lo que dices, cuando peor estoy es cuando se me ocurren mis relatitos, si estoy contento... sólo se me ocurren cosas empalagosas.

    Un Besoo

    Edu

  • 26/9/06 16:20, Mus dijo...

    Pues ustedes tienen suerte aún. Yo vivo solo, en un lugar donde no hay nadie y, por ende, ni siquiera tengo anécdotas. Peor aún: me da tremendo pudor contar las pocas (anécdotas) que se dignan pasarse por mi vida, porque implican a otras personas y me da mal rollo chismorrearlas.

    Así que solo escribo gilipolleces, y me dan todos ustedes una envidia que ni les cuento, con lo relindo que escriben y lo fresco, espontáneo y releche que es su verbo (y su vida también, a veces).

    También me jode no saber sacar un puto párrafo sin tener que poner al menos un paréntesis. Cagüen... ¿qué me tienen a mí los paréntesis, joder?

  • 26/9/06 17:49, Gacela dijo...

    Escribir (y menos aun publicar) no tiene que ser una obligación. No hay que sacar un post cada nueve días, ni siquiera uno al mes. Hay que escribir cuando salga, lo que salga, y si luego te lo quieres guardar para ti, perfecto. Es tu espacio, son tus palabras, y tú decides cuándo compartirlas o cuándo no...

    ...y si te vuelve a apetecer, pues vuelve a escribir, o a publicar. En naranja o en cualquiera de los colores que llevas dentro.

  • 26/9/06 21:04, coco dijo...

    Bueno, si es por eso, me alegro de que no escribas a menudo. Aunque mira, para no tener ganas, te ha salido un post quepaqué.

  • 27/9/06 00:47, en ocasiones, tengo un blog dijo...

    O demasiado personal, o demasiado estupido como para publicarlo.

    Bufffff...

    XD

  • 27/9/06 17:09, A-X dijo...

    Ja ja
    Me encantan tus relatos, me pasaré muy seguido por acá...
    Esta muy bien esto de convertir en algo hilarante una cosa cotidiana

    Pasate por casa cuando quieras...

    Saludos

    A.-

  • 28/9/06 01:14, Wendyqueridaluzdemivida dijo...

    ¿¿Donde está el baño?? ¡uhhhh! qué pequeño...
    No, no eres graciosa, a mi me caes bien porque eres una raspa y vengo aquí porque la oveja me escucha.

    Yo creo que precisamente esta es la forma sana de entender el blog.

    Dos chochazos y un claveliiiiiiiiiito claveliiiiiiiiiito
    claveliiiiiiito de mi corazóoooooon
    Yo te traigo, clavelitooooooooos colorados igual que un fresóooooonnn

  • 29/9/06 00:29, Flu dijo...

    A mi me lo vas a decir, a la artistaza en el arte del abandono blogueril...
    Son rachas, lo malo es que cada día que pasa te va costando más escribir... Y a veces me da hasta verguenza y todo...

    Si fueras pésima, no te diría nada, porque ¿pa qué?

  • 29/9/06 18:19, schere dijo...

    Está más o menos demostrado que uno sólo se encuentra cómodo escribiendo cuando está mal; ¡toma generalización en todo el ojo!

    No, en serio, es más o menos así para casi todo el mundo. Cuando estás mal te encierras más en ti mismo, te estudias más, y escribir suele ser una actividad muy intimista, que le va mucho a esos estados de ánimo. O eso me parece a mí, vaya. He leído a varias personas a las que le ha sucedido lo mismo.

  • 30/9/06 13:59, Cirene dijo...

    Lo mio es peor, si no te lo crees lo compraras y verás que alegría que te dá. Me encanta el naranja y los borreguitos.

    El negro en ocasiones tambien tiene su aquel...

  • 30/9/06 14:30, reve dijo...

    A mi me pasa. Tal cual. El caso es que valga para algo. Si cuando estás mal ayuda pues bienvenido sea... si cuando estás bien no apetece, pues que le follen...
    Digo...

Pss pss sgueme
Bereni-C reloaded

Marcas de ganaderos
Free Blogger Templates

BLOGGER